viernes, 9 de noviembre de 2007

No me quieras

Caminábamos hacia el estacionamiento de la tasca tomados de la mano pero discutiendo. Ella me reclamaba y yo me excusaba en sus propios errores, ella me gritaba yo le gritaba también. Un neardental borracho detuvo el pleito para buceársela en mi cara y buscarme camorra, pero mientras más grande es el oponente mejor, porque más duro suena cuando cae al piso. Me volví hacia el tipo y sin dejarlo reaccionar le quité la botella de ron que llevaba en su mano y se la partí en el rostro. Volví a tomar la mano de mi tortura con senos y comenzamos a caminar de nuevo. Luego vi, escuché y sentí: vi la sombra del tipo levantándose, escuché el accionar de una pistola y sentí un ardor en la espalda que me salió en forma de bala por el centro del pecho. Te amo, fue cuanto alcancé a decirle a esa tortura que de pronto se había transformado en una mujer maravillosa. Te amo, le repetí a esa mujer encantadora que nunca pude valorar por estar ocupado peleando con ella. Sálvame Cristo que a ti te amo mucho más, me hubiese gustado decir pero ya la voz se me había ido junto a la vida.
Entonces desperté sentado al borde de la cama. Tres de la mañana, sudor, lágrimas. Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo, danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a quienes nos ofenden, no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Ella no está. Camino al baño y prendo la luz, me echo agua en el rostro, pero no puedo verme en el espejo del lavamanos, en cambio sí miro de soslayo el reflejo de un cuerpo sobre la cama. Pero ella no está. Mi temor es cierto: camino hacia la cama y veo mi cuerpo ensangrentado. El disparo no fue en la espalda, yo mismo me lo di en la frente pero aún no he muerto. Mi cuerpo llora, tiembla, bota sangre por la herida y también suda sangre mientras yo lo veo desde afuera como en las películas. Tengo mucho miedo y ella no está.
Alguien está tumbando la puerta. Ya la tumbaron. Están entrando. Son dos tipos que no conozco. Un momento. A uno sí lo conozco. Él fue quien me disparó en el sueño. También entra ella. Me abraza. Llora. Dice que me quiere. Me quiere. ¡Ella también me quiere!
¡Qué felicidad! Me quiere. No puedo dejar de reír. Estoy saltando de alegría porque en realidad sí me quiere. Estoy muerto y lloro de alegría. Estoy muerto y mi corazón late por ella. Un momento. Estoy muerto. Mejor sería si no me quisiera. ¿Ahora si me quieres verdad? Estoy muerto coño.

13 comentarios:

Verbo... dijo...

De entrada dominio propio amigo.

M.

amnesiac dijo...

Me recuerda a algunas situaciones de mi vida...que coñazo que solo valoremos lo que tengamos al lado cuando ya es demasiado tarde.
Ciertamente a veces me pareceria ver las cosas como un narrador omniciente, donde sientes, experimentas pero nada te toca, donde nada es tuyo.

Somos como parte de una pelicula...sexto sentido quizas...muy bueno tu relato...espero que no sea demasiado tarde...ya!!

Besos y pasate...au revoir

Juan Luis Urribarrí dijo...

ofenSas... de resto muy creativo tu post.

Saludos

Iliana Contreras dijo...

"Mientras más grande es el oponente mejor, porque más duro suena cuando cae al piso", tan recio como regio. Me lo robo un rato para mi nick, con tu crédito claro!...Un abrazo... Manikita.

Suave Mujer dijo...

Ven, aunque sea tarde. Ven, aunque ya no esté. Ven, amor, que estoy muriendo

Mariale divagando dijo...

Pasando a saludar...

rodnyra dijo...

Guao mi niño.. Muy cierto lo que dices.. No valoramos las cosas cuando las tenemos.... Muy buenos tus escritos, sigue con ese dominio en las letras amigo.

Widelmar dijo...

Hola amigo, este post es muy tuyo, digo, sé que lo escribiste tú pero me recuerda a tus historias fantánticas de mujeres explotadas de buenas y hombres rudos y mafiosos... tiene tu esencia, huele a ti.

Gracias por regalar ese pedacito de ti, que virtuosa es tu imaginación, te quedó muy bueno el post, de suspenso! (mis favoritos, bueno ya lo sabes)
Jajajaja es que te visualizo echándonos el cuento y hasta oigo las risas de las Marías. Besos.

Erwin García dijo...

Lo viví intensamente. Juraría que creí tu muerte,la vi, la sentí, qué buenas letras. Un abrazo.

Iliana Contreras dijo...

En serio tas muerto coño?... Saluditos...Manikita.

Minhe dijo...

Muy buen Post!! lleno de sorpresas y tan intenso que sali corriendo a llamar a mi novio para decirle que lo adoro y que no me gusta estar peliada con el..! debes sentirte bien de ser el responsable de nuestra reconciliación jejejeje

Un Besote y Saludos!!

Gaby dijo...

Muy agradable tu blog astante ocurrente, Que intenso niño que relato... Gracias por vivitarme
Un beso

ALE dijo...

Estas muerto?..................................................................................................