lunes, 12 de mayo de 2008

Esdrujulaciones

Un carostópilo engranimoso se subió a una chicúrita y gritó el nombre de su amada tres veces. Quería completar un conjuro recomendado por una magianérica de esas que se convierten en chábalas con alas y todo.
Tras recitar las blabladas, el carostópilo bajó la chicúrita contentísimo y fue directo a la mafándula de su amada a ver qué tanto había resultado su magianerismo. Pero Verónica no estaba en su mafándula porque había salido a comer cremosónicos con el hijo del cardenal, acto que alteró sobremanera al carostópilo por la sencilla razón de que Verónica era su amada.
En todo caso, a Verónica no le gustaba en lo más mínimo el carostópilo, no por su carácter engranimoso, sino porque simplemente no era su tipo. A ella más bien le encantaba el cardenal, y mientras tanto usaba al hijo de éste como un simple trampolín que desecharía en el momento más adecuado. Simultáneamente el cardenal se concentraba en histéricos intentos para controlar su pedofilia, pero siempre sucumbía ante el eléctrico impulso de su vientre satánico.
Pasaron los días y el carostópilo notó la ineficacia de aquel abracadabra carísimo y decidió visitar a la magianérica para solicitarle un reembolso. Cuando llegó a la consulta le dijeron que se sentara un rato, porque la señora estaba atendiendo a una clienta cuyos problemas habían ameritado una riesgosa transformación en chábala. Como pasaron dos horas el carostópilo se durmió en la sala de espera y no vio a Verónica salir de la habitación con una lista de blabladas magianéricas para conquistar al cardenal. "Despiértese señor carostópilo que es su turno", le dijeron antes de entrar, y "No olvide pronunciar bien estas nuevas blabladas que sí son efectivas", le recomendaron al salir.
Como ninguna de las blabladas resultó a fin de cuentas, la Vía Láctea hizo que las cosas se dieran para que la magianérica se asociara con el cardenal en una empresa multimillonaria, para que Verónica se conformara con casarse con el hijo del cardenal y para que el carostópilo engranimoso decidiera volverse un ermitaño como todos los engranimosos que conocemos.

8 comentarios:

mi despertar dijo...

Hermoso la imagen el texto.Saludos con zapatos, desde este lado de la luna

AMYLOIS dijo...

Me vas a disculpar pero no me he enterado de nada, no sé si estoy adormilada, o es que esos tecnicismos no los he oido nunca,
debes de ser muy inteligente.
Gracias por tu visita.

pablitö dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
TOROSALVAJE dijo...

Buen experimento.

Estoy seguro que cada uno hemos creado nuestra propia versión de tu historia.

Genial.

Saludos.

EL MÁS dijo...

Me siento como en una comiquita de Tom y Jerry :S ... MI opinión ya la sabes... Muy engranimoso... Besos Te quiero

Fiorella Bártoli dijo...

Tengo a san Antonio puesto de cabeza, ¡Si no me da novio, nadie lo endereza! Jajajaja, es más barato con una velita. Más viva esa Magianérica, yo la demando. Juju.

Apapachos desde el alma.

Anónimo dijo...

Cierta vez conocí a alguien, de quien por cierto tengo un libro que escribió, es una profesora universitaria, que se puso hablar cosas de carostópilos engraminados, la verdad era la primera vez que escuchaba a alguien decir semenjantes cosas, de hecho pensé que estaba loca.
Esa profesora, en esta ocasión no recuerdo su nombre, me dijo que nadie en la vida se enamora de otra persona, sino que hay un proceso electromagnético entre espermatozoides y óvulos, que establecen un contacto invisible al ojo humano y producen ese impulso eléctrico de que hembra y varón estén juntos en el extremecer satánico del vientre, aunque ella nunca dijo que era satánico.
Yo nunca quisiera ser un carostópilo, porque sería otra serie y eso si que es tan feo como la historia "Esdrujulaciones". Ahora surge una profunda reflexión, creo que mi amiga no estaba loca y para aquel entonces yo era un carostópilo, pero ojo no engraminado, porque es preciso saber que un carostópilo puro tiene oportunidad de salvarse, el engraminado no.
Es muy simple, si mi amiga profesora tiene razón, que ahora si me siento convencido, se explica por qué el carostópilo engraminado quedó sólo, Verónica se tuvo que quedar con el hijo del Cardenal, pero el Cardenal sucumbió en ocasiones, los tres fueron presas de los impulsos eléctricos que una vez me explicó aquella filósofa que una vez tildé de loca, hoy enmiendo mi error. Pero no es todo, hablar con aquella esxtraña mujer era hasta cómico, ell porejemplo no permití que el sol le diera directamentea su piel, porque asegura que el sol destruye a las personas (?), ¿Tendrá eso que ver con que la Vía Láctea haya conspirado para que los deseos carnales y la codicia, conspiren en la frustración de caristópilos y Verónicas, bajo la truculenta ironía de los conspiradores mismos?, Alex... loco estás tú...

Anónimo dijo...

Cierta vez conocí a alguien, de quien por cierto tengo un libro que escribió, es una profesora universitaria, que se puso hablar cosas de carostópilos engraminados, la verdad era la primera vez que escuchaba a alguien decir semenjantes cosas, de hecho pensé que estaba loca.
Esa profesora, en esta ocasión no recuerdo su nombre, me dijo que nadie en la vida se enamora de otra persona, sino que hay un proceso electromagnético entre espermatozoides y óvulos, que establecen un contacto invisible al ojo humano y producen ese impulso eléctrico de que hembra y varón estén juntos en el extremecer satánico del vientre, aunque ella nunca dijo que era satánico.
Yo nunca quisiera ser un carostópilo, porque sería otra serie y eso si que es tan feo como la historia "Esdrujulaciones". Ahora surge una profunda reflexión, creo que mi amiga no estaba loca y para aquel entonces yo era un carostópilo, pero ojo no engraminado, porque es preciso saber que un carostópilo puro tiene oportunidad de salvarse, el engraminado no.
Es muy simple, si mi amiga profesora tiene razón, que ahora si me siento convencido, se explica por qué el carostópilo engraminado quedó sólo, Verónica se tuvo que quedar con el hijo del Cardenal, pero el Cardenal sucumbió en ocasiones, los tres fueron presas de los impulsos eléctricos que una vez me explicó aquella filósofa que una vez tildé de loca, hoy enmiendo mi error. Pero no es todo, hablar con aquella extraña mujer era hasta cómico, ella por ejemplo no permite que el sol le de directamente a su piel, porque asegura que el sol destruye a las personas (?), ¿Tendrá eso que ver con que la Vía Láctea haya conspirado para que los deseos carnales y la codicia, conspiren en la frustración de caristópilos y Verónicas, bajo la truculenta ironía de los conspiradores mismos?, Alex... loco estás tú...