lunes, 29 de marzo de 2010

El mito del planeta de los pequeños tiranos


¿Es esa la sabiduría de los mayores?
Ja, Esperen a escucharme a mí.
Esteban Dédalus.

Érase una vez un mundo no muy lejano del nuestro en el que los hijos gobernaban a sus padres desde que cumplían quince años hasta los veinte, cuando generalmente se iban de la casa dispuestos a abrirse camino en la vida. La causa de tal proceder era que supuestamente las nuevas generaciones serían por lógica más evolucionadas que las anteriores, y como consecuencia directa los padres se esmeraban en la formación de sus hijos de manera que no les salieran con alguna patada cuando agarraran las riendas del hogar a los quince. Hablo de un mundo más o menos centralizado y medio dictatorial, pues el vástago tenía derecho a quedarse en casa mandando durante toda su vida, obvia culpa de malos padres. De cualquier modo, los padres podían demandar cualquier exceso por parte de sus hijos así como en nuestro mundo sucede lo mismo pero al revés. Cierto decreto permitía a las parejas reproducirse una sola vez, pero con el tiempo no pudo evitarse que por miedo a engendrar un tirano la gente optara por no tener descendencia. En menos de cien años la población se diezmó por culpa de los métodos anticonceptivos permanentes, y un buen día murió de soledad el último representante de aquella raza. Con los siglos la existencia de ese mundo se convirtió en mito, y poco a poco fueron desapareciendo los rapsodas que cantaban su historia, pero hay acontecimientos que parecen tener vida propia y se niegan a quedar en el olvido dispuestos incluso a reaparecer en la mente de un escritor como yo aunque por eso se los tilde de ficción.

10 comentarios:

Isaelia Rojas Tattá dijo...

Que buen cuento! En muchos momentos nos gustaría que se hiciera realidad. Sin embargo, es útil para activar la musa. Nes, gracias por regresar =9

TORO SALVAJE dijo...

Los esclavos han engendrado tiranos.

Es el principio del fin.

Saludos.

Khepri dijo...

En innumerables ocasiones la ficción es superada por la realidad, quizás no sea fruto de tu imaginación aquel relato, y existe la posibilidad que vuelva a suceder nuevamente, tendrás que recordárnoslo mas seguido.
Agradezco tu visita a mi blog….saludos.

Cecy dijo...

Hay un toque muy fuerte de realidad en tu texto.
Que por cierto es muy bueno.

De esclavos y tiranos es la historia del mundo.

Besotes!

TORO SALVAJE dijo...

Gracias por la felicitación.

Saludos.

Alejandro Ernesto Pravia Álvarez dijo...

Interesantísimo :)

Anónimo dijo...

espero que te mueras jajajajaja

Anónimo dijo...

Estás en la Ciudad de la Sangre ¿Buscando gloria? Espero que consiguas una editorial (puedes jalar en El Perro y La Rana), publiques tu libro, tengas tu programita de radio en una buena emisora, y también tu programita de televisión en un canal reconocido.

Quiero que hagas lo que hiciste en Oriente (te fusilarán en la capital, que grites, que seas quien eres para comprobar si tienes vida, escritor...

Cuando triunfes y de verdad dejes mella en la sociedad te dejaré en paz, mientras tanto estaré a tu lado

Atte.

Tu Sombra

nohely dijo...

Que imaginacíón.... deberiamos vivir en una realidad asi por algun momento. Que bueno es leerte!

Marielis dijo...

Definitivamente el mejor! Felicitaciones por tu gran talento. Que buena historia.

Saludos