domingo, 13 de marzo de 2011

Impresiones sobre el tordito


Toda persona con algo de cabello que camine por el sector Isla Borracha de Puerto La Cruz corre el riesgo de ser atacada por los torditos.

Los torditos son unos pajaritos negros que Moisés llama negritillos, y los gringos grackle caribe, pero cuyo verdadero nombre es quiscalus lugubris.

Anita, que es científico y se pone brava si le dicen científica, dice que los torditos hacen nidos respondiendo a un recuerdo heredado que debió comenzar con un primer tordito muy inteligente hace millones de años.

Yo, que soy poeta, digo que nadie enseñó a los pajaritos a hacer sus nidos, y que fueron ellos quienes nos enseñaron a los humanos a hacer los nuestros.

Rafael, el que se cayó de un árbol de tamarindo al cosechar los frutos del mismo, asegura que fuimos los humanos quienes les enseñamos a los torditos a ser tan violentos, y que ellos canalizaron su violencia contra nuestras cabelleras.

Sofía, que habla el lenguaje de los pájaros, explica que ellos no tienen nada en contra de nosotros, y que nos quitan el cabello porque lo necesitan para tapar las filtraciones de sus nidos.

5 comentarios:

Pluma Roja dijo...

En Guatemala, les llamamos sanates y te cuento que cerca de dónde viví hace algunos años, existe un parque grande que se llama Cerrito del Carmen, resulta que en ese lugar hay varios torditos porque en el parque hay muchos árboles. Me recuerdo que cuando me dirigía hacia mi trabajo, el recorrido lo hacía a pie pues mi lugar laboral queda cerca de mi casa, había un sanate que se dejaba venir del árbol y pasaba picando la cabeza de los traseúntes. Era algo especial el animalito.

Gracias por tu visita en mi blog, el tuyo también me gusta bastante.

Hasta pronto.

Anónimo dijo...

Buena, quisa despues de todo los seres humanos aprendimos de lo mas simple quisa, los seres mas simples aprendieron de lo malo de nosotros, no lo se
Sigue asi hermano

Anónimo dijo...

bien hermano
buena (Y)

TORO SALVAJE dijo...

Aquí no hay torditos.
Hay muchas palomas y desde hace unos años montones de gaviotas que van a por ellas.
Hoy mismo, en la puerta de mi domicilio, una gaviota ha matado a una paloma.
Plumas y sangre han quedado en la acera.
Que vida esta...

Adelita dijo...

Esta muy bueno, lo leeré en mi programa, por supuesto que dirè de donde lo saqué.
Saluditos