martes, 7 de junio de 2011

El peón descalzo.


-Felucho, se me olvidó comprarte los zapatos. Me vas a disculpar esa –le dijo la dueña de la finca al peón sin verle la cara mientras acomodaba unos víveres sobre la tabla junto al fogón.

-No se preocupe, doña –respondió triste el pobre zambo.

Y Felucho debió andar descalzo otro año. Pero mantuvo la esperanza de que a la dueña de la finca no se le olvidara comprarle las botas la siguiente Semana Santa.

5 comentarios:

Cecy dijo...

Y como buen hombre de campo, siempre andara con la esperanza a cuesta.

Un beso!

Glenlinab dijo...

tenia tiempito sin leerte, y es bien, siempre es una primera vez, emocionante...

cariños venezolanos para tí.

DINOBAT dijo...

De esperas se vive...

Anónimo dijo...

Luis... Como Describirias a un Buen Padre?,,, hay cosas que son muy Dificiles describir, por el momento me Agobia ese pensamiento, y despues de leer lo que escribir Durante tiempo siento que tu Tal vez lo puedas Describir.
Saludos.

Imaginacion, Consiencia, Pensamiento, Conosimiento... La maldicion y la Grandesa de Ser Humano.

Isaelia Rojas Tattá dijo...

Tenía uff que no te visitaba. Qué alegría ver cuantas cosas nuevas hay. Siempre es muy grato pasar a saludarte.

Con respecto a la doña, me partió el alma conocer su indiferencia. Como ella, hay muchos a quienes sólo les interesan "sus víveres" y al cipote las necesidades de los otros.

Un abrazo!