lunes, 26 de enero de 2015

Las hermosas carcajadas de los malos.


Envidio a los miserables que sonríen
con la cara idiota de los que creen que nunca se van a morir
pero la envidia se tuerce porque les veo el futuro, 

allá, 

              obvio, 


                           a media cuadra de distancia


y entonces lloro por ellos
les advierto,
Se burlan de mi camisa con esa risa que de pronto vuelvo a envidiar
pobres buenos salvajes que se trocaron en malos para poder soltar esas carcajadas tan hermosas
Una lástima

                                                                     Ojalá no les incomode tanto el fuego
Me sentaré en esta piedra a llorar por ellos
No era envidia
Nunca lo fue o nunca más lo será
pobres buenos salvajes que se trocaron en malos a cambio de un aplauso

No hay comentarios.: